En la actualidad la velocidad y la eficiencia son los dos conceptos que van a poner a prueba muchas aplicaciones, sistemas operativos y dispositivos hardware. De ahora en adelante ya no basta con que sea muy agradable a la vista, sino qué tan rápido las aplicaciones son cargadas a la memoria para su uso, y qué tan rápido trabaja el procesador para realizar las operaciones más frecuentes.

Claro está que no todo se lo podemos dejar al hardware, sino que también se necesitan sistemas operativos adecuados a las necesidades de velocidad y eficiencia. En éste vídeo se puede apreciar un sistema Linux, inicializado en 5 segundos, un record, que cualquier otro sistema operativo quisiera tener. Los desarrolladores de Linux de Intel utilizaron una Asus Eee con un disco duro flash, y un sistema Linux mediante las distribuciones Fedora y Moblin para lograr el objetivo.